Comprensión de las experiencias sonoras

Piensa en la última llamada de conferencia a la que te uniste, o la última vez que un cliente o colega te llamó. ¿Escuchaste claramente todo lo que se dijo? Si tuviste que pedirle a alguien que repitiera lo que dijo debido a un mal audio, entonces no estás solo. La gente que trabaja en organizaciones de todo el mundo se escucha mal entre ellas a diario, y el mal audio tiene la culpa. Esto no solo lleva a la frustración, confusión y pérdida de tiempo, sino que cuesta dinero. De hecho, "¿Qué?" es una de las palabras más caras en los negocios hoy en día.

Cada vez más personas trabajan desde casa, donde dependen mucho de las buenas herramientas de audio para mantenerse concentrados y productivos y de las soluciones de colaboración para cooperar mejor con los compañeros de trabajo y otras personas. El auge de la oficina abierta es fantástico para la colaboración, pero conlleva una serie de distracciones potenciales. Según un nuevo estudio de la empresa de investigación de mercados globales IPSOS y la marca de audio de alta gama EPOS, casi todos (95 %) los usuarios finales y los responsables de la toma de decisiones experimentan al menos un punto conflictivo auditivo en el trabajo de forma regular.

Las quejas más comunes incluyen ser molestado por compañeros ruidosos (50 %), los niveles generales de ruido en los ambientes de trabajo (48%) y las interrupciones de los compañeros (46 %). Estos hallazgos y otros más se revelan en el estudio Understanding Sound Experience de EPOS, que encuestó a 2.500 usuarios finales y responsables de la toma de decisiones de equipos de audio, más del 75 % de los cuales trabajan en organizaciones de más de 200 personas.

Gracias a la proliferación de la tecnología y a la evolución de los horarios y lugares de trabajo tradicionales, también ha aumentado el número de llamadas telefónicas, conferencias y teleconferencias que tienen lugar en el mundo laboral moderno. Pero en la actualidad, estos canales de comunicación no están exentos de inconvenientes, ya que los usuarios finales citan el ruido de fondo (42 %), tienen que repetirse (34 %) y piden que se repita la información (34 %), lo que constituye una de sus tres mayores frustraciones. En total, el 87 % de los usuarios finales encuestados han experimentado al menos un problema debido a la mala calidad del sonido de las llamadas, independientemente de si están en la oficina o trabajando desde casa.

Estos puntos dolorosos de audio se suman a la pérdida de productividad. De hecho, el usuario final medio de soluciones de audio pierde 29 minutos a la semana por una mala calidad de sonido en las llamadas de voz. Para el trabajador medio a tiempo completo, esto equivale a algo más de tres días de tiempo perdido, y desde la perspectiva del empleador, esta pérdida de productividad tiene repercusiones significativas en los costes.

Informe sobre la comprensión de la experiencia de sonido